sipuedes-alejandrosuarezHace ya algún tiempo que siento curiosidad por el mundo de la empresa, incluso mucho antes de que se pusiera de moda el término «emprendedor». Desde entonces he devorado todo lo que caía en mis manos sobre el tema.

Uno de los libros que más me marcaron fue «Ha llegado la hora de montar tu empresa» de Alejandro Suárez. Recuerdo que fui corriendo al quiosco (madre mía, cuánto tiempo hacía que no iba a uno) a comprar la revista Emprendedores para conseguir el libro.

Una guía, bien clarita y resumida, de todos los pasos que hay que seguir para montar una empresa, con un toque realista – desde la oscura perspectiva del emprendedor español – que se agradece.

Poco después descubrí que el autor también tenía obras sobre mi otra pasión: Internet. Su libro «Desnudando a Google» fue mi siguiente víctima.

Lo terminé en dos tardes y esperé con ansiedad un nuevo libro.

Cuando llegó, me dejó un poco confusa, ¿un libro sobre consejos de motivación con el título «Sí Puedes»? No me parecía propio de este autor, sentía que se había convertido al tenebroso – y rentable – mundo de los libros de autoayuda.

Tengo que decir que me costó mucho hacerle verdadero caso y leer un poco sobre el argumento o las críticas, hasta que un día en Twitter – mi segunda casa – no pude más y se lo solté «¿No crees que es un título de autoyuda?»

¿Su respuesta? Me envío el libro directamente a casa para que yo misma diera mi opinión después de leerlo.

mmaldonado

alejandrosuarez

Tengo que decir que no me lo esperaba, que me sorprendió bastante. Ahora iba a tener que leerlo 🙂

Dos días después me llegó y me puse a ello. Confieso que no es mi libro favorito, yo soy más de datos y menos de emociones 🙂 , aún así encontré en él el refuerzo de muchas de mis opiniones sobre la vida y la empresa: la necesidad de trabajar la suerte, lo importante que es la actitud y el esfuerzo en cada cosa que hagamos, y sobre todo, el imprescindible requisito de llevar a la acción nuestras ideas (es tán fácil soñar que muchas veces nos olvidamos de actuar).

Todo ello con el sarcasmo de siempre y un «tuit» de regalo al final de cada capítulo.

No puedo decir que no me haya motivado, de hecho me ha motivado a escribir este post 🙂

De todas las enseñanzas, me quedo con esta:

«Los pies en el suelo y la cabeza bien alta, junto a las nubes»

 

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *